Carlos Guadián

Comunicación Digital

Formación

Data Analysis

Análisis de Redes Sociales (ARS)

Creación de contenidos

Desarrollo Web (Wordpress)

Transformación Digital

Carlos Guadián

Comunicación Digital

Formación

Data Analysis

Análisis de Redes Sociales (ARS)

Creación de contenidos

Desarrollo Web (Wordpress)

Transformación Digital

CluPad

Dunbar y su número mágico: 150

Dunbar y su número mágico: 150

El número de Dunbar es, según el antropólogo Robin Dunbar, la cantidad de personas que pueden relacionarse plenamente en un sistema determinado. Dunbar teoriza que este valor, aproximadamente de 150 personas, está relacionado con el tamaño de la neocorteza cerebral y su capacidad de proceso.

Wikipedia

Suscríbete a CluPad

Lo que cuesta mantener un amigo

Robin Dunbar en su nuevo libro «Friends. Understanding the Power of our Most Important Relationships» analiza la amistad en su conjunto, la forma en que se entrecruzan los distintos tipos de amistad y las relaciones familiares, o la complejidad de los mecanismos psicológicos y de comportamiento que sustentan las amistades y las hacen posibles, y lo complicado que es, en realidad, hacer y mantener amigos.

Dunbar afirma que «Enamorarte te costará dos amistades» y es que para los recursos limitados de los que disponemos, establecer una nueva relación significa dejar desatendidas otras.

Hay muchos libros sobre networking que profundizan en las mejores estrategias de como hacer más efectivos la inversión y tiempo para poder mantener una poderosa red de contactos. Y no hace falta recurrir a ellos para saber lo que cuesta mantener una amistad, una relación. Todos lo hemos experimentado en persona.

De un amigo a un conocido hay un trecho. En un extremo tenemos a la amistad que se mantiene sola a través del tiempo, aquella que con solo levantar el teléfono, tienes ahí a esa persona aunque llevéis meses sin haber hablado. En el otro extremo están los conocidos, aquellos con los que tenemos lazos de relación más débiles.

Dunbar’s Number: 150

Con cada una de esas personas y los grupos que componen (amigos íntimos, compañeros de deporte, familia, compañeros de trabajo…) mantenemos un cierto nivel de comunicación. Y a medida que crece el número de personas que participan en la comunicación, esta se complica más y más.

ACHIEVE EFFICIENCY IN GROUPS USING DUNBAR’S NUMBER

Dunbar habla de las capas y agrupaciones sociales que van más allá de las 150. Dice que, a medida que las capas aumentan, se incluye a más gente, pero esas relaciones son de menor calidad. Todos tenemos un núcleo interno de alrededor de cinco amigos. Las capas se escalan siguiendo un patrón muy consistente: 5, 15, 50, 150, 500, 1500 y luego 5300, que según Platón era el tamaño ideal de una democracia.

El número de Dunbar y la Política

En su libro «La plaza y la torre», Niall Ferguson defiende el poder de la «red» y subraya su importancia por encima de las estructuras jerárquicas y la posición en ellas.

A menudo los mayores cambios de la historia son los logros de grupos de personas poco documentados e informalmente organizados.

La Plaza y la Torre

Para conformar redes en política hay que gestionar muy bien ese número de Dunbar. Sobre todo saber formar parte de las redes adecuadas. Redes que pueden abrir muchas puertas, tanto en el ámbito del candidato / político, como en la del propio partido.

Te puede interesar  10 libros para empezar el 2021

Cada votante está en contacto con 150 personas más, lo que en sucesivos niveles llegamos en seguida a una cantidad de personas realmente importantes. Si además esas personas pertenecen a redes bien situadas en diferentes ámbitos de la sociedad civil, de la cultura, de la empresa…

El alcance que puede tener una red bien gestionada es inmenso.

Hay propuestas interesantes a este respecto. Stephen Hillton cree que si un representante político tuviera asignados a 148 ciudadanos. Y este estuviera en contacto con otros 148 de su mismo nivel y estos asignados otro representante. Y así sucesivamente, tendríamos en pocos pasos al ciudadano en contacto con las personas que toman las decisiones.

Making political representation work. Stephenhinton.org

La tecnología, un arma para romper la barrera del número de Dunbar

Es indudable que la tecnología nos ha permitido pulverizar el 150 de Dunbar sin problemas. Con redes como Facebook hemos podido contactar y mantener el contacto con más de 150 personas. ¿Podrías decir cuántas relaciones estables puedes contar en esas redes sociales?

Pero Dunbar diría que son cerca de 150. No más. Incluso con la tecnología que permite tales «conexiones», no parece que nos permita superar nuestro límite cognitivo, permitiéndonos utilizar nuestras conexiones más grandes, ya sean 500, 1500 o 5000+, o establecer quiénes son las conexiones correctas en primer lugar y dónde deberíamos gastar nuestro tiempo y esfuerzo alimentando esas relaciones.

Por lo tanto, y a pesar de todo lo que nos ofrece la tecnología seguimos teniendo esa barrera en el 150 aproximadamente.

La homofilia como barrera a crear grupos diversos

A pesar de que la tecnología permite ampliar considerablemente el número de contactos con el que podemos mantener algún tipo de relación, también es cierto que no hay demasiada diversidad si lo pensamos bien.

En el Dark Social los grupos rompen barreras (geográficas, sociales y económica) y unen usuarios por afinidades, la homofilia funciona y las temáticas, sea la que sea, acaba atrayendo usuarios con un interés común.

Por lo tanto, es fácil pensar que gracias al principio de homofilia, aquel por el cual todos tendemos a relacionarnos y asociarnos con aquellos que son semejantes a nosotros, estableceremos y definiremos nuestras redes en base a este principio.

Los grupos son homogéneos basándose en la referencia que hayan tomado para conformarse. Familia, amistad, intereses políticos, económicos o sociales. Pero dónde una persona puede alcanzar la diversidad y evitar las burbujas es en la diversidad de los grupos. Los grupos son diferentes a pesar de que en sí mismos no lo sean.

Tanto en política, como en lo personal la clave está en esa diversidad de grupos, de redes a los que pertenecemos. Nos ayudará a abrir la mente, a tener perspectivas más amplias.

Quien tiene un amigo tiene un tesoro

Imagino que a todos os suena el refrán «quien tiene un amigo, tiene un tesoro»:

Perseguimos una relación, una compañía. Un amor, y recogemos enemistad, ruptura o alejamiento. En medio de un mundo agitado y repleto de otros seres humanos, la mujer, el hombre, están solos. Estamos solos.

Dice un refrán castellano que quien tiene un amigo, tiene un tesoro; habría que decir más, mucho más: quien tiene un amigo, un amigo de verdad, tiene un bien único invalorable. Un tesoro cada vez más raro en nuestra sociedad.

(Isabel Pinillos y Antonio Fuster, Guerreros de la mente: claves para superar las amenazas de nuestro mundo interior. Penguin Random House Grupo Editorial España, 2012)
Taggs: