Carlos Guadián

Comunicación Digital

Formación

Data Analysis

Análisis de Redes Sociales (ARS)

Creación de contenidos

Desarrollo Web (Wordpress)

Transformación Digital

Carlos Guadián

Comunicación Digital

Formación

Data Analysis

Análisis de Redes Sociales (ARS)

Creación de contenidos

Desarrollo Web (Wordpress)

Transformación Digital

CluPad

Las ventanas rotas de Barcelona; los incívicos y los idiotas

mayo 5, 2022 CluPad
Las ventanas rotas de Barcelona; los incívicos y los idiotas

En redes, un tema recurrente de muchos usuarios de la ciudad de Barcelona es el tema de la limpieza, de la basura y de la suciedad acumulada. Todas esas quejas tienen un foco en común, hacer responsable al ayuntamiento y a su alcaldesa Ada Colau. Parece que los que viven en la propia Barcelona, no tienen responsabilidad en el asunto.

Suscríbete a CluPad

¿Quién es el responsable de la suciedad en la calle?

Hace unos años, cuando aún vivía en Hospitalet, la calle en la que residía, se convirtió en un nido de mierda. El Ayuntamiento, en su afán por facilitar a la ciudadanía que pudieran tirar un papel cada 20 metros, inundó las calles de papeleras. Pero esta situación la aprovechó más de un incívico para no tener que ir hasta los contenedores para tirar las bolsas de la basura. Situación que se fue agravando cuando comprobaron, los incívicos, que se ponían servicios extra de recogida para esa basura lanzada fuera de lugar.

Me reuní un par de veces con la concejalía del distrito para ver como se podía poner remedio a la situación. Yo les pedí que retiraran las papeleras de los puntos en los que se estaban utilizando como contenedores. Petición que denegaron, obviamente. Pero sigo pensando que el que tira la bolsa de basura en una papelera es porque sabe que de ahí la van a recoger, ahora si no tiene un punto donde dejarla lo va a tener más difícil. Y total, para tirar un papel puedes esperar un poco más y llevarlo en la mano, ¿no?

La solución que pusieron en marcha fue poner unas pegatinas con una campaña de civismo en la que se advertía a los lanzadores de basura de que aquello no era un contenedor. La situación no cambió de la noche a la mañana. Aunque ahora cuando paso por la que era mi calle, debo reconocer que la situación ha cambiado. Soy consciente que fueron más allá de las pegatinas en las papeleras y de los servicios de recogida extra. Pusieron en marcha una campaña de concienciación de ámbito general en toda la ciudad e iniciaron conversaciones con los vecinos de las zonas afectadas.

Pero volviendo a Barcelona, ¿Quién es el responsable de la suciedad en las calles?

Cada uno podrá escoger al culpable que más le convenga, sobre todo si armamos las críticas con respaldo ideológico. Pero antes de acusar a nadie se debería ver quién es el responsable directo de esa suciedad. Si aquellos que provocan la situación, no lo hicieran, no existiría el problema. Tiene que haber colaboración por parte de todos para el mantenimiento del espacio público. Se debe cuidar y promover el capital social, el sentimiento de pertenencia. Que la gente se haga el espacio público como propio, que sea una extensión de su hogar.

Te puede interesar  Árboles y zonas verdes como indicadores de equidad social

La teoría de las ventanas rotas

Según la teoría de las ventanas rotas, las personas que viven en una calle donde hay desperfectos, grafitis, basura, tienen más tendencia a tirar la basura en la calle, ya que tienen menos respeto por ese espacio degradado.

Esta teoría surge de un experimento en el que se abandonaron dos coches en zonas urbanas diferentes económicamente. El de la zona más deprimida fue vandalizado antes. Pero en una segunda parte del experimento, al de la zona rica se le rompió una ventana y obtuvo el mismo nivel de degradación que el de la zona deprimida. Estos experimentos dieron lugar a la teoría de las ventanas rotas, en la que se dice que si en un edificio hay una ventana rota y no se arregla, el resto acabaran igual porque da la impresión que nadie se cuida de él.

Por lo tanto, es muy importante cuidar el espacio público por parte de la administración. La limpieza es la primera batalla que deben ganar para mantener una ciudad en condiciones habitables y que su ciudadanía se sienta parte de ella. Y la propia ciudadanía debería ser consciente de este principio, que si no hacen algo para evitar que se degrade su entorno, irá a peor. Y la solución no es quejarse en Twitter y decir que el ayuntamiento no lo está haciendo bien, tiene que ser parte activa de la solución.

Las ventanas rotas de Barcelona

Parece que Barcelona tiene muchas ventanas rotas. Al menos es la imagen que muchos intentan transmitir y otros provocar. Si la sensación es de ciudad abandonada, a la suciedad, a la basura, por mucho que los servicios de limpieza hagan presto su trabajo, no podrán con lo que se les viene encima.

Todos aquellos que culpan de lo que ven a otros, en lugar de ponerse ellos como parte de la solución, son también parte del problema. Porque las redes sociales también pueden ser ventanas rotas en la ciudad. Una foto de basura en la calle culpando al ayuntamiento genera sensación de dejadez, desorden, descuido. Esa misma foto enviada a través de la app del ayuntamiento informará a los servicios de limpieza y evitará a generar esa sensación de ventanas rotas.

Achacar todas las ventanas rotas a la administración no es responsable, siempre y cuando desde una oposición política quieran que sigan rotas y que se rompan más. Las acusaciones de permisividad con el incivismo son una constante desde hace años. Pero es que quien debería tener «tolerancia cero» con los incívicos, son los propios vecinos, además del ayuntamiento, claro. Una tolerancia cero que se le ha reclamado a la alcaldesa y al ayuntamiento en más de una ocasión. Una reclamación que a fin y a cuentas se ha convertido en otra ventana rota que no se puede reparar si no hay voluntad ciudadana.

Taggs:
Escribe un comentario