Carlos Guadián

Comunicación Digital

Formación

Data Analysis

Análisis de Redes Sociales (ARS)

Creación de contenidos

Desarrollo Web (Wordpress)

Transformación Digital

Carlos Guadián

Comunicación Digital

Formación

Data Analysis

Análisis de Redes Sociales (ARS)

Creación de contenidos

Desarrollo Web (Wordpress)

Transformación Digital

CluPad

Consumo de proximidad en tecnología

febrero 9, 2022 CluPad, Sociedad Digital
Consumo de proximidad en tecnología

El consumo de proximidad, de kilómetro cero es uno de los ejes del impulso de la sostenibilidad. Y normalmente cuando hablamos de este tipo de consumo pensamos inmediatamente en productos de alimentación. Pero hay muchos otros tipos de consumo de proximidad, por ejemplo el de la tecnología.

Suscríbete a CluPad

El objetivo 12 de los ODS es garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. Y la tecnología no tiene por qué quedar fuera de este objetivo. En la página de Naciones Unidas hay alguna referencia como el uso de bombillas eficientes o a que hay que ayudar a los países en desarrollo a fortalecer su capacidad científica y tecnológica para avanzar hacia modalidades de consumo y producción más sostenibles.

Pero seguramente donde más se puede hacer es en los países que mayor consumo generan y que tecnológicamente están más avanzados.

¿Qué NO es la tecnología de proximidad o de kilómetro cero?

Antes de entrar de lleno en lo que debería ser considerado tecnología de kilómetro cero, de proximidad, vamos a ver lo que no es.

No hay que dejarse despistar por el intento que hace unos años intentó apropiarse del «kilómetro cero», pero de un kilómetro cero con origen en el sector del automóvil. Es decir una clasificación que se aplica a vehículos que están a medio camino entre se nuevos y usados y que se quiso empezar a aplicar a dispositivos con muy poco uso. Una catalogación que poco a poco se ha ido extendiendo y que incluso se ha empezado a utilizar para los reacondicionados. Aunque la reutilización ya es un elemento importante es esto de la sostenibilidad.

También hay que diferenciar entre la tecnología de proximidad que se aplica a todo tipo de dispositivos como sensores y tecnologías como el NFC y el Internet de las Cosas (IoT), de aquella que se ha generado en la cercanía geográfica, que es en la que quiero centrarme.

Por último, hay determinadas empresas que utilizan como máximo argumento de venta que son de tal o cual sitio, como si por ser así lo fueran a hacer todo bien. No hay que renunciar a la calidad del servicio por una pretendida campaña de publicidad identitaria. Ni tampoco hay que dejarse engañar por el «somos de aquí» cuando en realidad todos provenga de fuera. No olvidéis el caso de Zetta, los creadores del iPhone extremeño, que resultó que eran teléfonos Xiaomi a los que tapaban los logos con pegatinas.

¿Qué es la tecnología de proximidad o de kilómetro cero?

Se hace difícil pensar en un consumo de proximidad en tecnología cuando casi todo lo que tenemos a nuestro alrededor proviene de China. Pero aunque no lo parezca si que podemos hacer determinadas elecciones que harán que nuestro consumo tecnológico revierta directamente en la sociedad que nos rodea.

Tecnología de proximidad o de kilómetro cero es aquella que está hecha cerca o relativamente cerca de nosotros. Tecnología que puede ser tanto en el lado del software (programario), como del hardware (dispositivos o componentes).

Es evidente que dependiendo de nuestras necesidades no vamos a tener demasiadas opciones, pero poco a poco podemos empezar a hacer un consumo más responsable.

Ventajas de la tecnología de proximidad

A la hora de contratar algún servicio podemos mirar si además del precio (elemento importante a tener en cuenta) podemos contar con alguna empresa más o menos cercana que nos pueda proporcionar el servicio. Dependiendo de lo que sea obtendremos diferentes beneficios.

Te puede interesar  [Informe] Lo que nos trajo la tecnología en 2021

La primera gran ventaja es poder contar con un soporte técnico que pueda entendernos perfectamente (y aquí huyo de los teleoperadores contratados a miles de kilómetros de distancia que utilizan habitualmente casi cualquier empresa de telefonía). Seguramente una empresa más cercana será más consciente de las necesidades de su cliente, y no sólo por el idoma, también por el conocimiento del entorno.

Otra ventaja que vamos a notar en determinados servicios, como los que dependen de internet, son los tiempos de respuesta. Si vamos a poner en marcha una página web no es lo mismo tener los servidores a unos kilómetros de distancia, que en la otra punta del mundo. Una cuestión de milisegundos, pero que importan mucho dependiendo del servicio que sea. Que se lo digan a las empresas de trading.

Con el consumo de tecnología producida cerca, su uso revertirá directamente en nuestro entorno. Si es software, sus desarrolladores (si no están deslocalizados en algún país como India) tendrán sueldos acordes a la sociedad en la que viven y las empresas pagarán impuestos (si no son amigas de la ingeniería fiscal) en tu ciudad o comunidad autónoma.

Si el servicio es de proximidad estará sujeto a unas reglas del juego que tendrán más cuidado de los usuarios como tú. Un pequeño ejemplo. Si Facebook tuviera servidores para el tratamiento de datos en cada país europeo estaría sujeto a la regulación del RGPD y sus usuarios estarían protegidos ante una explotación inadecuada de sus datos. Pensar en el tira y afloja que está teniendo ahora con la UE con la amenaza de cerrar Facebook e Instagram si le obligan a ello.

Algunos servicios e infraestructuras, como las redes de cable de propiedad municipal proporcionan servicios que compiten directamente con las grandes operadoras. Son una opción estupenda para disponer de conexión a Internet y servicio de telefonía fija y móvil. Y qué mejor que la proximidad de tu propio ayuntamiento.

Y respecto a la producción de tecnología decir que se ha convertido en un elemento estratégico para muchos países. Mencionar el reciente anuncio de la Unión Europea de invertir en la producción propia de chips. Estos se han convertido en una carta más del tablero de la geopolítica. Se han convertido en un elemento estratégico para los países en sus planes de supervivencia digital.

Si además de proximidad es un proyecto ético y solidario, mejor

Si además de la cercanía hay ética detrás del proyecto tecnológico, mejor que mejor. En estos momentos hay opciones muy interesantes a tener en cuenta. Proyectos en forma de cooperativa y que tienen como objetivo trabajar por el bien común de allí donde se encuentran. Servicios de telefonía, de almacenamiento en la nube o de servidores que seguro podrán dar respuesta a un consumo tecnológico más responsable y sostenible.

Lo queramos o no, en tecnología el consumo a larga distancia, también tiene un coste.

Con pequeñas acciones se consiguen grandes cambios, pero no hay que renunciar a utilizar un servicio porque no sea de proximidad. Eso nos dejaría en clara desventaja ante el resto del mundo. Pero tampoco hay que renunciar a dar esos pequeños pasos si queremos contribuir a un entorno tecnológico más sostenible para todo el mundo.

Taggs: